miércoles, 10 de noviembre de 2010

Tratado De Versalles

El Tratado de Versalles fue un tratado de paz firmado al final de la Primera Guerra Mundial que oficialmente puso fin al estado de guerra entre Alemania y los Países Aliados. Fue firmado el 28 de junio de 1919 en el Salón de los Espejos del Palacio de Versalles, exactamente cinco años después del asesinato del archiduque Francisco Fernando, uno de los principales acontecimientos que habían desencadenado la guerra. A pesar de que el armisticio fue firmado meses antes (11 de noviembre de 1918) para poner fin a los combates en el campo de batalla, se necesitaron seis meses de negociaciones en la Conferencia de Paz de París para concluir el tratado de paz. El Tratado de Versalles entró en vigor el 10 de enero de 1920.

De las muchas disposiciones del tratado, una de las más importantes y controvertidas estipulaba que Alemania y sus aliados aceptasen toda la responsabilidad moral y material de haber causado la guerra y, bajo los términos de los artículos 231-248,1 deberían desarmarse, realizar importantes concesiones territoriales a los vencedores y pagar enormes indemnizaciones económicas a los Estados victoriosos. El Tratado de Versalles fue socavado tempranamente por acontecimientos posteriores a partir de 1922 y fue ampliamente violado en Alemania en los años treinta con la llegada al poder de Adolf Hitler.

Alemania liquidó el pago de las reparaciones de guerra en 1983, pero todavía quedaba pendiente el abono de los intereses generados desde la aprobación del tratado, que ascendían a 125 millones de euros (cambio de 2010). Dichos intereses no podían ser abonados hasta que Alemania no estuviese reunificada, dándosele para ello 20 años a partir de ese momento. Por aquellos días se creía que nunca iban a ser abonados, pero, tras procederse a la reunificación del país, se fijó el 3 de octubre como fecha de inicio de esos 20 años. Finalmente, Alemania liquidó totalmente las reparaciones de guerra el 3 de octubre de 2010.

Cláusulas territoriales:

A causa del tratado, Alemania redujo considerablemente su territorio europeo de 540.766 km² (1910) antes de la guerra, a 468.787 km² (1925) después de la guerra. Además fue obligada a ceder todo su imperio colonial, que fue repartido entre las naciones vencedoras (principalmente entre Reino Unido y Francia).

Alsacia-Lorena fue cedida a Francia (14.522 km², 1.815.000 habitantes para 1905)
Sarre quedó bajo la administración de la Sociedad de Naciones, que concedió a Francia su explotación económica durante 15 años.
Eupen y Malmedy fueron cedidas a Bélgica, así como Moresnet.
El Norte de Schleswig-Holstein en Tondern, Schleswig-Holstein pasó a dominio danés después de los resultados de un plebiscito (3.984 km², 163.600 habitantes hacia 1920).
La mayor parte de la Provincia de Posen y Prusia Occidental, parte de Silesia, pasaron a dominio polaco (Véase Corredor polaco).(53.800 km², 4.224.000 habitantes para 1931 incluyendo 510 km² y 26.000 habitantes de la Alta Silesia).
Danzig y Memel, ciudades costeras del Mar Báltico, se configuraron como ciudades libres bajo autoridad polaca y de la Sociedad de Naciones.
El valle del río Niemen quedó bajo completo control de Lituania.
Las colonias de Togolandia (87.200 km²) y Camerún se dividieron entre Francia (2/3 partes) y Reino Unido (1/3 parte).

África del Sudoeste (835.100 km²) (actual Namibia) quedó bajo tutela de la Unión Sudafricana.
El África Oriental Alemana o Tanganica (995 000 km²) pasó en su mayor parte a Gran Bretaña, con la excepción de Ruanda y Burundi (que quedaron en manos de Bélgica) y el puerto de Kionga, que fue devuelto a Portugal.
La Nueva Guinea Alemana (241.231 km²) (parte en la actualidad de Papúa Nueva Guinea) pasó a ser británica, aunque finalmente quedó bajo tutela de Australia. Las islas de Polinesia que se dirigían desde ésta se repartieron entre Reino Unido y Japón.
Prohibición de la unión de Austria con Alemania (prohibición del Anschluss).
Reducción del Imperio Otomano a Turquía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada